Simples hechos cotidianos como ducharse, aplicarse un desodorante, lavarse la cara o maquillarse se pueden convertir en un atentado contra nuestra salud si no se eligen los productos cosméticos adecuados. La mayor parte de la industria cosmética utiliza como ingredientes en sus productos, sustancias tóxicas capaces de provocar trastornos para la salud, con mayor o menor gravedad.

Si echamos un vistazo a las etiquetas de los productos que usamos a diario, encontraremos un gran número de ingredientes con nombres difíciles de pronunciar, pero ¿sabemos realmente de donde provienen esos ingredientes y qué daños pueden causarnos?

Hoy analizamos 10 de los ingredientes más tóxicos utilizados en cosmética:

  1. FTALATOS/PHTALATOS

Los Ftalatos conceden propiedades elásticas a esmaltes y demás productos de belleza. Son ingredientes muy tóxicos y son numerosos los estudios científicos de universidades de todo el mundo que los relacionan con el cáncer, disfunción del sistema hormonal y daños en el ADN de reproducción masculina, así como malformaciones en el feto.

Aparecen en las etiquetas de los productos bajo los siguientes nombres: Diethylphthalate, Dibutyl Phthalate, Dioctyl Phthalate, Phthalic Anhydride / Trimellitic Anhydride / Glycols Copolymer, etc.

  1. ACEITES MINERALES O PARAFINAS

Se obtienen del petróleo y resultan extraordinariamente económicos. Se utilizan para crear una capa impermeable en la piel que da un aspecto de suavidad y tersura. Ponerse parafina en la piel es como colocar un plástico. Al ser tan oclusiva, impide la respiración de la piel y tapona los poros impidiendo la expulsión de agentes contaminantes fuera de nuestro organismo, de manera que, cuanto más la usamos para hidratar la piel, más deshidratada se encuentra y más producto necesitamos. Además, nuestro organismo no puede metabolizarla. Impide eliminar toxinas provocando así que aparezca acné, irritaciones y envejecimiento prematuro.

En las etiquetas aparece como: Paraffinum liquidum, Paraffin, Petrolatum, Mineral Oil, Ceresin, PVP / VA Copolymer, Hydrogenated Polyisobutene, C13-14 Isoparaffin,  Vaseline, etc.

  1. FORMALDEHIDO Y DERIVADOS

Se usa normalmente como conservante debido a que es muy eficaz contra la formación de hongos y es común encontrarlo en esmaltes de uñas. Actualmente, el Formaldehido ha sido oficialmente calificado como un ingrediente tóxico peligroso y está prohibido en cosmética por ser altamente cancerígeno, pero es un conservante tan económico, que lo que hacen las firmas es utilizar otras sustancias que lo liberan, por ejemplo, el  Quaternium 15, entre muchas otras. El Quaternium 15 es una sal de amonio cuaternario que produce reacciones alérgicas y dermatitis.

  1. ALUMINIO

Es el ingrediente más común en desodorantes por tener efectos antitranspirante. Pero precisamente debido a que es un gran antitranspirante, tapona los poros impidiendo así que eliminemos  toxinas. El cuerpo se ve forzado a depositar las toxinas en las glándulas linfáticas que tenemos debajo de los brazos. Es por eso que se le relaciona con el cáncer de mama. Además hay estudios que lo relacionan con el Alzheimer, ya que en autopsias a personas que padecían esa enfermedad, han encontrado grandes concentraciones de aluminio en el cerebro.

Aparece en las etiquetas como: Aluminium Chloride, Aluminium Chlorhydrate, Aluminum Chlorohydrex, Aluminum Chlorohydrex PG, Aluminum Fluoride, Aluminum Sesquichlorohydrate, Aluminum, etc.

  1. PARABENOS Y OTROS CONSERVANTES

Los parabenos son compuestos químicos con propiedades bactericidas y fungicidas que se utilizan para alargar la vida del producto e impedir que sea atacado por bacterias y microorganismos. Estas sustancias pueden imitar el comportamiento de los estrógenos y favorecer el crecimiento de tumores asociados a los niveles de éstos como es el caso del cáncer de mama. Algunos fabricantes han sustituido los parabenos con otros conservantes que también son unos potentes alérgenos como son Methylisothiazolinone, Methylchloroisothiazolinone.

En las etiquetas aparecen bajo los nombres: Methylparaben, Ethylparaben, Propylparaben, Butylparaben, Isopropylparaben, Isobutylparaben, Pentyl- und Phenylparabe, etc.

  1. POLIETILENGLICOL (PEG)

Este ingrediente tóxico es una mezcla de compuestos químicos que se utiliza como emulsionante. El problema con estos compuestos químicos no es tanto su efecto nocivo directo (que todavía no ha sido probado pero está bajo sospecha), como el poder de penetración que tienen en la piel. Es decir, su grado de peligrosidad depende sobre todo del resto de ingredientes que compongan el producto, ya que al tener un gran poder de penetración, junto con los PEG, también entran otras sustancias tóxicas.

Uno de los PEG más empleados es el Sodium Laureth Sulfate (SLS) que según el Colegio Americano de Toxicología se acumula en el corazón, el hígado, los riñones y el cerebro. El número que viene después de PEG- o Laureth- indica la consistencia de la sustancia.

  1. FRAGANCIAS SINTÉTICAS

Las fragancias sintéticas son muy baratas y de fácil producción. Se añaden a todo tipo de productos cosméticos y se las considera peligrosas porque son bioacumulativas y se sospecha que puedan producir trastornos en los sistemas reproductor y endocrino. Además, una vez sobre la piel pueden causar alergias, dolores de cabeza, mareos, tos, manchas en la piel, pérdidas de concentración, etc.

Suelen aparecer como “Perfume” o “Fragancia” ya que no hace falta declarar su procedencia porque su concentración baja.

  1. COLORANTES SINTÉTICOS

Se emplean para darle color a los productos cosméticos. Han demostrado ser altamente cancerígenos y alteran las moléculas de ADN.

Se les reconoce con las palabras –anilin o –anilid, -amine –diamine.

  1. DEA (DIETANOLAMINA), MEA (MONOETANOLAMINA), y TEA (TRIETANOLAMINA):

Se usan para regular el pH y como son liposolubles tienen gran eficacia en la profundidad de la piel. Las aminas forman nitrosaminos que son altamente cancerígenos si se utilizan en productos en combinación con nitratos o agentes nitrosantes.

  1. FENOL Y FENIL

Son sustancias que se utilizan como conservantes en la industria cosmética. El Fenol es un alcohol que se produce mediante la oxidación parcial del benceno, lo cual lo convierte en un ingrediente tóxico que puede afectar al sistema nervioso central, al corazón, al hígado, al riñón y a la piel. Nitrhopheno, phenolphthalein o chlorophenol son algunos de los nombres bajo los que aparece.

En cuanto al Fenil, penetra por la piel, accede al torrente sanguíneo y puede causar problemas hepáticos. Aparece como “phenylenediamine sulfate”. Estos alcoholes se pueden encontrar en todo tipo de productos pero sobre todo es muy común su uso en enjuagues bucales.

La mejor opción, por tanto, es elegir (siempre que se pueda) productos naturales, con el menor número de ingredientes tóxicos posibles.

¿Y tú? ¿Sabes qué te pones en la piel?

 
Sonia Burrueco
Graduada en Relaciones Laborales y Recursos Humanos. Apasionada de la cosmética natural y ecológica.

3 Comentarios

  1. Con la app INGRED se pueden comprobar fácilmente con una foto de la etiqueta. Es gratis en Google Plus
    Play y App Store.

  2. Hola me interesa compartir este tema me gustaría que la autora se pusiera en contacto conmigo para saber si le gustaría compartir un post en una campaña en facebook
    Espero me puedan apoyar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.