A finales del siglo XIX, el mundo vivía una fiebre arqueológica. La provincia de Córdoba no se quedó al margen y justo el mismo año en el que se fundó el Museo Arqueológico Nacional (en 1867) se produjo en un cerro de Almedinilla el que probablemente es uno de los grandes hallazgos del momento: un antiguo poblado ibero y una necrópolis con más de 250 tumbas de las que salieron ajuares y al menos 44 armas únicas (las famosísimas falcatas), muchas de las cuales están repartidas por museos de medio mundo.

El Ayuntamiento de Almedinilla ha informado oficialmente de que por fin ha sido “descubierta la famosa necrópolis ibérica de Los Collados”. El lugar, arrasado por los expoliadores prácticamente desde que se descubrió, permanecía oculto desde finales del siglo XIX. Ahora, con la financiacion del Ayuntamiento de Almedinilla y el Ecomuseo del río Caicena/Museo Histórico de Almedinilla, y con los permisos pertinentes de la Junta de Andalucía, un equipo formado por: Manuel Abelleira, Nacho Muñiz, Andrés María Adroher Auroux, Andrés Roldán Díaz y Francisco J. Matas (y sus compañeros de la asociacion de detectoristas) han dado con la necrópolis de Los Collados.

De hecho, se considera que éste es el yacimiento arqueológico decano en la provincia de Córdoba. Todo lo que se encontró fue a parar al Museo Arqueológico Provincial, aún pendiente de crearse en aquellos años. Después, pasaron por la necrópolis Pierre Paris y Arthur Engel, “padres de la Arqueología Ibera”, con mayúsculas, como destaca el Ayuntamiento.

Detalle del hallazgo en una imagen distribuida por el Ayuntamiento de Almedinilla

Y tras ellos, nadie más. Los franceses no documentaron el lugar exacto en el que estaba la necrópolis, imprescindible para entender a la población ibera previa ya a la romanización de la provincia. Ahora, una vez localizado el yacimiento se inicia un nuevo periodo de investigación. Las técnicas de excavación de finales del siglo XIX son muy rudimentarias comparadas con las de la actualidad, y es probable que de un posterior estudio a lo ya exhumado se produzcan nuevos descubrimientos.

Una de las tumbas completa

Los Collados se localiza en las inmediaciones del Cerro de la Cruz, uno de los más interesantes poblados de época ibérica de la provincia de Córdoba que han podido estudiarse científicamente, según refleja el estudio de la Junta de Andalucía publicado en su catálogo de patrimonio. Los 650 metros cuadrados de superficie excavada lo convierten en uno de los escasos ejemplos de asentamientos de baja época excavados de manera intensiva en toda Andalucía, a lo que debe añadirse su buen estado de conservación.

Urna funeraria junto a parte del ajuar (falcata y punta de lanza)

Los principales hallazgos (muchos repartidos por museos de medio mundo) de Los Collados son las falcatas (las poderosas armas que fascinaron a los romanos tras la conquista de Hispania) con nielados de plata, cuchillos, soliferro y peines, datados en los siglos V y IV a. C. De igual modo, es de destacar la cerámica ática del siglo IV antes de Cristo: kylix, cráteras y cerámicas de figuras rojas; así como la cerámica ibérica: vasos y cráteras. La necrópolis está formada por una gran concentración de tumbas, con urnas cinerarias.

Depósito con braserillo de bronce y cerámica ibérica

Durante este mes de julio se está realizando una nueva campaña de excavaciones documentándose tumbas intactas, tumbas expoliadas de antiguo o deterioradas por la erosión, tres posibles depósitos votivos bien conservados y con materiales singulares, así como otros aspectos del paisaje funerario.

Profesionales que han participado en la excavación

FUENTES:

http://www.ecomuseoriocaicena.es

https://cordopolis.es/

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.