La falta de lluvias hace estragos en el campo cordobés. Pero el descenso del nivel de los pantanos está provocando interesantísimas sorpresas para todos, como el afloramiento de yacimientos arqueológicos que durante años o incluso décadas han estado sumergidos bajo el agua de los embalses.

Es el caso del pantano de Iznájar, el mayor de Andalucía. La bajada del pantano de Iznájar dejó al descubierto restos arqueológicos en el paraje de El Pamplinar, en término municipal de Rute. La gente comenzó a publicar imágenes en las redes sociales.

Un grupo de arqueólogos de ArGe, asociación dedicada a la investigación en el valle del Genil pidieron los permisos a la Delegación de Cultura para realizar una excavación de urgencia y documentar los restos con la mayor brevedad posible antes de que la subida de las aguas del pantano los vuelva a cubrir.

Los resultados de las investigaciones, financiadas en parte por la Diputación de Córdoba, han mostrado que el yacimiento ha resultado ser un gran centro de producción de aceite de época romana.

La población de los pueblos del entorno se ha implicado con los trabajos, ofreciéndose incluso a colaborar como voluntarios, y varios centenares de personas han pasado a visitar el yacimiento. Debido al éxito de las excavaciones, este domingo se han organizado visitas guiadas por el yacimiento.

En ésta página podéis encontrar algunas fotos de la excavación e incluso informaros de futuras visitas guiadas: https://www.facebook.com/arqueologiadelgenil/

Agradezco la información facilitada a la ASOCIACIÓN CIHAI.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.